Haz tus propios protectores de cuerda

RECICLANDO SACAS DE ESPELEO I:

Cuando una saca se rompe tiene mal arreglo. Podemos recoserla, pero nadie nos asegura que en medio de una travesía el remiendo se rompa de nuevo y perdamos parte del equipo, o simplemente se desparrame todo en el momento más inoportuno. ¿Tiramos la saca a la basura?

 

Yo no soy amigo de tirar las cosas, por eso me encanta reciclar. Por muy destrozada que este la saca siempre podremos aprovecharla para otros usos. En esta ocasión vamos a construir con ella unos protectores de cuerda.

 

Lo primero que tenemos que hacer es sacar el patrón de un protector de cuerda que ya tengamos. En este caso yo utilice el modelo Protec de Petzl. Una vez tengamos copiado el patrón, afilamos el cuter y quitamos las correas (que reservaremos para otro truco que publicare próximamente)



Descoser una saca es muy fácil porque solo se compone de dos piezas. No hay que afinar mucho en el descosido y aplicar el cuter con firmeza, porque va a sobrar material.



Colocamos el patrón sobre la tela y procedemos a marcar con un rotulador las líneas de corte. En este caso el patrón del protector de Petzl (5) me sirvió para hacer hasta tres piezas (1, 2, 3) y sobro una tira larga (4) que deseche por la gran cantidad de roces que tenía.

Cuando lo tengamos todo presentado, cortamos con un cuter y una regla las piezas marcadas. La lona de la saca es un material muy fácil de cortar porque no se deshilacha


Cada pieza hay que plegarla por la mitad, pero al ser un material plástico nos costara que el pliegue permanezca en su sitio. Tenemos que “domar” ese pliegue. Para ello lo sujetamos con unas pinzas de tender ropa y….


 
…y después aplicamos la plancha a máxima temperatura en la zona de plegado, pero teniendo la precaución de colocar entre la plancha y el plástico un trapo, para que no se funda el material.



Con las piezas ya plegadas, procedemos a pegar las tiras de velcro. No pondremos mucho pegamento porque este paso solo sirve para presentar el velcro en la pieza y ajustar las medidas.




Por ultimo, cosemos la pieza entera siguiendo el mismo recorrido que las costuras del protector original. En este caso hice coincidir los agujeros metálicos de la saca con un extremo de los nuevos protectores para facilitar su transporte con un pequeño mosquetón.



De las tres sacas que utilice en este “experimento”, han salido 6 robustos protectores de cuerda, una lona de protección de roces (saca extendida) y con las solapas de las tres sacas hice una mini-saca multiusos ideal para guardar material de topografía.






1 comentario: